Gracias

A los buenos policías, que estoy seguro son más Estamos acostumbrados a quejarnos, y practicamos este hábito hasta el hartazgo. Todo nos viene mal y desarrollamos la habilidad de meter el palo en la rueda. Hablar mal de la policía está en los primeros lugares en nuestra preferencia.